jueves, 27 de diciembre de 2007

Declaración de intenciones

Creo que hacer una declaración de intenciones es una buena manera de empezar un blog como lo que pretenderá ser éste.

Esto es, como indica su nombre, un archivador donde se irán almacenando fichas de todo aquello que pase por delante de mis narices y crea reseñable.

En realidad, es una forma de ordenar mis ideas y una especie de terapia contra mi mala memoria. Terapia en grupo, eso sí; porque por algo esto es un blog y no un documento en la memoria del disco duro.

Así que bienvenidos todos y sabed que se admiten sugerencias.