martes, 13 de enero de 2009

¡Hasta el infinito y más allá!




Ésta ha sido para mí la canción de las vacaciones.

Me he portado tan bien este año que entre el señor Gordo de rojo y los tres Reyes me han conseguido la colección completa de películas de Pixar.

Creo que estudios como Pixar demuestran que es posible hacer algo ingenioso, fresco y original. Que la industria del cine no está muerta y que hay vida más allá de las adaptaciones, los remakes y las segundas partes.

Lo que han introducido las películas de animación en general (no hay que olvidar tampoco maravillas de la Dreamworks como Antz o Shrek) es la idea de película familiar realmente familiar. Hasta ahora las películas familiares eran películas para niños. Ahora, estas películas son divertidas para los niños y para los padres, y lanzan guiños diferentes a unos y otros.

Toy Story fue la pionera en 1995, siendo lanzada como el primer largometraje hecho íntegramente por ordenador. Pero creo que fue mucho más allá. Se despegó de los tópicos almibarados de las películas de Disney (¡y que conste que me encantan las antiguas películas de la Disney!) e hizo una película fresca y original, que ensalzaba los clásicos valores como la amistad, pero que añadía un punto un poco más gamberro y algún chiste que haría sonreír a los adultos (como Mr. Potato diciendo "eh, mira: ¡soy un Picasso!").

Por ejemplo, Los Increíbles seguramente hará disfrutar como a niños o incluso más a los aficionados a los cómics de pijamas. Es una historia de superhéroes bien hecha. ¡Si utiliza ideas aparecidas en Watchmen! ¿Qué pasaría si a los superhéroes se vieran obligados a dejar de ser superhéroes?

Y... en fin, ¿qué decir de Wall-e que no se haya dicho ya? Sinceramente, me gustaría que se alzara con el título de mejor película en los Oscars, porque dudo que este año se haya hecho nada mejor.


5 comentarios:

haddock dijo...

Parece ser que como la animación 3D es un campo todavía bastante virgen las buenas ideas todavía prevalecen sobre las comerciales.
Espero, y lo digo con los dedos cruzados, que esto se mantenga un tiempecito así. No demasiado, digamos... ¿10, 15 años?


PD: Por mi le podrían dar hasta el Oscar al mejor actor, que las expresiones de Wall•E son geniales (los expertos dicen que tiene tintes del maestro Buster Keaton)

Necio Hutopo dijo...

Espero que la colección incluya los cortos... Porque, creeme, no tienen pierde y hay algunos que no se ven en las películas...

Kiryë dijo...

Sí, los incluye :)

Dark Phoenix dijo...

Adoro esa película. Cuando mi hermana era pequeña no comía si no le ponía Toy Story, de manera que me aprendí la película entera de memoria... qué recuerdos!!

- Es un juguete, ¡no puede volar!
- Sí puedo volar.
- no, no puedes.
- Sí puedo.
- No, no, noooooo!!!

Y Buzz Lightyear... es taaaaaaan genial!!! XDDDDD

JOHN MAYNARD KEYNES dijo...

Lo mejor es la canción. En un libro de entrevistas a Bob Dylan, el cantante nombra a Randy Newman como uno de los mejores letristas americanos. Sus discos son difíciles de conseguir pero merecen la pena. Además de trabajar para Disney ha escrito clásicos del rock como You can leave your hat on.
Saludos animados